Preocupa a los avicultores comportamiento del peso frente al dólar

Ciudad de México a 19 de septiembre de 2016. El fuerte deslizamiento que registra el peso frente al dólar, está impactando en los costos de producción que tiene la industria avícola mexicana, informó César Quesada Macías, presidente de la Unión Nacional de Avicultores (UNA).

La semana pasada el dólar alcanzó los $19.60, Cotización muy cercana a los $20.00 y aunque se explica que la economía se encuentra en un momento de alta volatilidad, el efecto que esto está teniendo sobre diferentes actividades productivas como la avicultura, no es muy halagador.

En un análisis realizado por la Unión Nacional de Avicultores, cuyo periodo comprende entre agosto de 2013 a agosto de 2016, en el cual se revisó el impacto que ha tenido el comportamiento del tipo de cambio, la paridad cambiaria pasó de $12.90 a $18.46, lo que significa un incremento del 43.11 por ciento.

“Este aumento del dólar, impacta a la industria avícola negativamente, y es importante apuntar que los avicultores no hemos trasladado ese costo al precio de venta”, explicó.

La preocupación se fundamenta porque el 65% de los costos de producción de pollo y huevo, están dolarizados, agregó.

El deterioro del peso frente al dólar es un factor que puede generar una falta de competitividad a la industria avícola mexicana, concluyó Quesada Macías.

Artículos relacionados

02

Feb
Noticias

Pollo y huevo, favoritos en la pandemia: GCMA

Ante caída de ingresos por el Covid, familias prefieren comprarlos; son más baratos, dice. El pollo y el huevo se convirtieron en los favoritos de 2020, pues ante la caída de ingresos que provocó la pandemia por Covid-19, se debilitó el consumo de proteínas de precio elevado y subió la demanda de las más accesibles, según el […]

15

Ene
Noticias

Glifosato ¿hay riesgo sanitario o de desabasto alimenticio?

El 1 de enero de 2021 entró en vigor un decreto del gobierno mexicano mediante el cual plantea la sustitución gradual del herbicida glifosato en nuestro país, hasta dejar de usarlo por completo el 31 de enero de 2024. Unos apoyan esta medida porque le imputan riesgos medioambientales y para la salud de las personas, incluyendo el[…]